Caracas, Venezuela 23/07/2017
 
 
FacebookTwitterBlog Tu Web Venezuela
Community Manager
  Siempre Util
  Pasatiempos
Horóscopo
  Aliados
Informaciones
.
Genere su Código QR en línea totalmente GRATIS

El Crowdfunding o Financiamiento Colectivo

 

Hasta hace pocos años para poder ejecutar un proyecto de envergadura era necesario contar con el financimiento de una gran corporación, un banco o una universidad; era muy difícil para las personas comunes, no vinculadas a este tipo de instituciones llevar adelante proyectos de emprendimiento y cuando lo lograban el impacto, propagación y divulgación no eran óptimos.

Con la llegada de la era digital, las redes sociales y la cooperación de grupos con intereses comunes las cosas han cambiado sustancialmente; desde hace algunos años la idea del crowdfunding o Financiamiento Compartido ha ido ganando terreno y en la actualidad es posible reunir una suma de dinero suficiente como para iniciar un emprendimiento, investigación u organización sin fines de lucro partiendo de la colaboración de personas con intereses comunes que se unen para aportar su granito de arena a una causa que considerar puede marcar la diferencia.

En el crowdfunding intervienen varios elementos; el primero es la idea (puede ser un proyecto, aplicación informática, producto, campaña publicitaria ... virtualmente cualquier cosa), esta idea suele tener un individuo o grupo de individuos que la han gestado, preparado y están listos para implementarla pero no tienen los recursos monetarios suficientes; en segundo lugar están los colaboradores o cofinanciadores, personas que se identifican con la idea aún cuando no son artíficies de la misma; desean ayudar proveyendo los medios para el desarrollo del proyecto aún cuando no se involucren directamente en el desarrollo activo del mismo; finalmente están las distintas plataformas que ponen en contacto a los emprendedores con los confinanciadores; existen muchas disponibles y en general todas trabajan permitiendo que quienes tienen las ideas las publiquen (con una estructura lógica y coherente, un plan de desarrollo y mucha información adicional) de manera que los cofinanciadores puedan elegir que proyectos desean apoyar.

La clave de todo es el viejo adagio "en la unión está la fuerza" ya que quizás un sólo individuo no podría conseguir en solictario los fondos necesarios para impulsar el proyecto mientras una comunidad organizada, motivada y bien informada podrá hacerlo a través del aporte individual de cada uno de sus miembros; en este caso cada crowdfunder colabora con la suma de dinero que puede o desea aportar; todas estas colaboraciones se van sumando hasta obtener el capital necesario para llevar a cabo el proyecto.

¿Qué obtienen quienes participan en el crowdfunding?

El crowdfunding se basa en una relación ganar - ganar ya que los emprendedores reciben el dinero necesario para llevar la idea a feliz término mientras los colaboradores (nóteses que no se usa la palabra inversionistas) obtienen en contraprestación a su colaboración compensaciones no monetarias por su colaboración; estas son tan variadas como las ideas que se financian con esta modalidad y van desde franelas y pendrives hasta la precompra de servicios a un precio menor antes del lanzamiento, membresías de cortesía y acceso a la cadena de comercialización con condiciones especiales.

Además de lo que se obtiene en términos materiales de dinero o recompensas por participación al involucrarse en un financiamiento compartido se obtienen también una serie de beneficios intangibles que pueden ser tanto o más valiosos que los materiales. El emprendedor adquiere el compromiso de llevar adelante la idea hasta hacerla realidad, este compromiso suele convertirse en motivación cuando se presentan adversidades en el camino ya que por ningún motivo se quiere quedar mal con quienes confiaron en nosotros y apoyaron nuestra idea.

Por su parte los confinanciadores tienen la satisfacción de haber ayudado a concretar una idea que podría tener un impacto enorme en un área determinada y en ocasiones puede llegarse a sentir el orgullo de haber formado parte de un proyecto que tuvo un inicio humilde con la financiación colectiva y llegó a convertirse en éxito de alcance global.

En el siglo XXI no existen las excusas para no lograr nuestras metas; basta con tocar la puerta y habrá miles de personas dispuestas a ayudarnos para así construir un mundo mejor ... con sólo un click.

Fuente: Artículo Original